M. D. Anderson logo This content is provided by the WHO Collaborating Center in Supportive Cancer Care, Pain Research Group, The University of Texas M. D. Anderson Cancer Center.

M. D. Anderson : Evaluación de los Síndromes Dolorosos más Comunes en el Cáncer : Metástasis Oseas

El mieloma múltiple y el cáncer del seno, próstata y pulmón ocasionan la mayoría de las metástasis óseas. Los sitios más comunes de localización de las metástasis óseas son las vértebras, pelvis, fémur y cráneo. La metástasis en las extremidades son poco frecuentes (Malawer and Delaney, 1989). El síntoma más frecuente es el dolor, aunque el 25% de los pacientes con metásta­sis ósea no presentan síntomas (Wagner, 1984). El dolor puede resultar del compromiso tumoral del hueso con la activación de nociceptores locales o de la compresión de los nervios adyacentes, estructuras vasculares y tejidos blandos. Debido a que los pacientes presentan múltiples sitios de metástasis óseas, es frecuente encontrar diferentes áreas de dolor. El dolor generalmente se describe como sordo y continuo, con frecuencia se localiza en el área de la metástasis y aumenta con el movimien­to. Las metástasis de la columna pueden afectar las raíces nerviosas y ocasionar dolor radicular. Los pacientes con metástasis en la base del cráneo pueden quejarse de cefalea, cefalea inducida por el movimiento; dolor facial, cervical y en los hombros (Greenberg, Deck, Vikram, et al., 1981). Además del dolor y la inmovilidad, las complicaciones de las metástasis óseas incluyen fracturas, hipercalcemia y compresión de la médula espinal. Las fracturas patológicas se presentan con más frecuencia en cáncer del seno, pulmón, riñón, tiroides y en mieloma múltiple, generalmente ocurren en fémur proximal o el húmero (Oda and Schurman, 1983). La hipercalcemia es más frecuente en cáncer del seno, pulmón, riñón y en mieloma múltiple.

El diagnóstico de metástasis óseas se confirma radiográficamente y excepcionalmente con biopsia. La cintigrafía ósea y la resonancia magnética (RNM) son las técnicas más sensibles para detectar metástasis óseas y con frecuencia muestran anormalidades antes que se puedan detectar  mediante radiografía corriente. La radiografía corriente muestra lesiones líticas, blásticas o combinadas que se distinguen fácilmente de las resultantes por causas no metastásicas (Wilner, 1982). Sin embargo, la radiografía corriente y la cintigrafía ósea pueden resultar negativas durante estadios tempranos del mieloma múltiple,  en algunos casos de metástasis ósea y en estructuras óseas previamente irradiadas (Kelly and Payne, 1991). La resonancia magnética (RNM) puede ser útil en los casos que se sospecha compromiso óseo.

[ Go Up ]


M. D. Anderson logo

This content is provided by the WHO Collaborating Center in Supportive Cancer Care, Pain Research Group, The University of Texas M. D. Anderson Cancer Center.

Se recomienda citar este documento así:

Jacox A. Carr DB, Payne R, et al. Management of cancer pain. Clinical Practice Guideline No. 9. AHCPR Publication No. 94-0592. Rockville, MD. Agency for Health Care Policy and Research. U.S. Department of Health and Human Services. Public Health Service. March 1994.